Quelle que soit la classe, quelle que soit la matière, il y avait toujours une moto qui passait dans mes devoirs.

Ici, c'était en classe de première, un exercice de préparation aux épreuves du bac : une dissertation, à rédiger en espagnol, sur les avantages et les inconvénients du téléphone portable (en 2002, on discutait déjà beaucoup sur ce sujet).

Un récit de motard a remplacé le traditionnel « thèse / antithèse / synthèse ».


« Historias de móvil.

Llave de libertad o trabas pesadas, el móvil acerca más los individuos pero también les divide sobre la causa de su utilidad y de sus consecuencias.

Primera historia.

Es un día de verano magnífico como se produce a veces. El cielo está azul con algunas y bonitas nubes. Estoy conduciendo una motocicleta mía, atravesando tranquilamente el campo, admirando los soberbios campos de remolachas. Los olores suaves del estiércol esparecido por los campesinos y del humo negro del camión que me precede son una maravilla para las ventanas de mi nariz.
Cuando, de repente, el motor se calla, la motocicleta se para bruscamente y yo caigo brutalmente en el camino.
El conductor del camión no me ha visto y yo quedo aquí, sólo, lejos de todo, a unos cien kilómetros de mi casa.
Pero, poco tiempo después, veo llegar un coche rojo con rayas amarillas. El coche se para, y la señora que lo conduce, muy bonitamente, me propone su móvil para llamar a mi padre.

Gracias señora, y muchas gracias al móvil.

Segunda historia.

Es un día de verano, también magnífico, con cielo azul y pequeñas nubes. Todavía estoy conduciendo la misma motocicleta, atravesando los campos de remolachas.
Cuando, de repente, un coche rojo con rayas amarillas, surgiendo de la izquierda, conducido por una mujer charlando con un móvil colocado a la oreja, me obliga a pasar sobre una boñiga de vaca y... caigo en el mismo sitio que en la primera historia.

¿ El móvil ? : ¡ Fuera !

Al final, el móvil : a veces.

Pero la motocicleta, a pesar de todo : siempre. »



Résultat : une très bonne note, mais la prof. a mis un petit bémol : « ... Mais attention ! Le jour du bac tu n'auras peut-être pas la chance de tomber sur un correcteur qui te laisse autant de liberté et comprenne ta démarche... »

 

Téléphone, moto et betteraves

.
.


.
.
.
.